DENUNCIA A S.M. BALTASAR POR UN DELITO DE LESIONES

Hace menos de quince días que hemos celebrado la tradicional fiesta de los Reyes Magos y eso ha hecho que vayan circulando las noticias más simpáticas y divertidas sobre ellos.

Hoy quiero compartir en el blog una que me ha llamado especialmente la atención por lo surrealista de la situación y por ser totalmente cierta. Un poco literada la historia es la siguiente:

Huelva. 5 de enero del año 2010. María (nombre ficticio) acude con su hijo a ver a los Reyes Magos a la cabalgata que, todos los años, se organiza en la ciudad. Cientos y cientos de personas se amontonan por donde esperan que pasen SS.MM. en las carrozas. La expectación es máxima. Los niños, con la cara iluminada por la emoción, esperan poder ver algún gesto de los Reyes que les adelante si van a tener los regalos que con tanta ilusión pidieron en sus cartas y, por supuesto, coger cuantos caramelos lancen.

Se acercan las carrozas. El griterío ensordece la música que acompaña el paso de los Magos. Y empiezan a llover caramelos sobre los asistentes. Todo es perfecto. Ya han pasado Melchor y Gaspar, le toca el turno de repartir los dulces, por el lugar donde se ha colocado María con su hijo, a Baltasar. Su Majestad coge un puñado de caramelos y, queriendo llegar a los niños que se encontraban más lejos de él, los lanza con fuerza hacia el público. Horror. Le da de lleno en el ojo al hijo de María. ¿Qué hace María? Denunciar a Baltasar por un delito de lesiones imprudentes.

Lo mejor de la historia es la sentencia que se dictó como consecuencia de la denuncia. No tiene desperdicio. Dejo el link para que podáis acceder directamente a ella:   http://www.poderjudicial.es/stfls/TRIBUNALES%20SUPERIORES%20DE%20JUSTICIA/TSJ%20Andalucia/DOCUMENTOS%20DE%20INTERES/Rey%20Baltasar.pdf

¡Para que luego digan que los jueces no tienen sentido del humor!

 

 

MMT